Declaración de Fe Seminario Bautista Bíblico de España

  • Creemos que los 66 libros del Antiguo y Nuevo Testamento son verbalmente y plenariamente inspirados por Dios y sin error en los autógrafos originales; y que son la autoridad suprema y final en los asuntos de fe y práctica. 
  • Creemos en un sólo Dios que existe eternamente en tres personas: el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo; y que estas tres son iguales en esencia, sin embargo, distintos en personalidad y función. 
  • Creemos en la creación del universo por Dios, sin la necesidad de usar material preexistente, aparte de ningún proceso de evolución, y de acuerdo lo narrado en Génesis. Creemos que Jesucristo, el eterno Hijo de Dios, fue engendrado por el Espíritu Santo y nacido de María aun Siendo virgen y que El es verdadero Dios y verdadero hombre. 
  • Creemos en la resurrección literal del cuerpo crucificado de nuestro Señor Jesucristo, y en su ascensión al Cielo; y que ahora El vive allí, llevando a cabo su ministerio actual de ser nuestro Gran Sumo—Sacerdote y Abogado. 
  • Creemos que el Espíritu Santo es el agente principal del nuevo nacimiento, trayendo convicción sobre el incrédulo y efectuando la regeneración en él; que, al momento de la conversión, el Espíritu Santo sella, habita, y bautiza a cada creyente en el Cuerpo de Cristo; y que El da poder y distribuye dones de servicio a los creyentes, sin embargo, creemos que los dones como señales fueron restringidos al periodo de los apóstoles. 
  • Creemos que el hombre fue creado a la imagen de Dios; que pecó, incurriendo así no solo en la muerte física Sino también en la muerte espiritual, la cual es separación de Dios; y que desde entonces todos los hombres nacen con una naturaleza pecaminosa y son pecadores en pensamiento, palabra y hecho.
  • Creemos que el Señor Jesucristo murió por nuestros pecados según las Escrituras como sacrificio vicario y que Su sangre expiatoria es sin límites en su potencia, sin embargo, es limitado en su aplicación, pudiendo salvar Sólo aquellos que vienen al arrepentimiento y fe, atraídos por el Espíritu Santo. 
  • Creemos que todo aquel que recibe por fe al Señor Jesucristo como Salvador personal es nacido de nuevo y, por tanto, viene a ser hijo de Dios. 
  • Creemos en la Seguridad eterna del creyente, siendo imposible que uno que es nacido en la familia de Dios jamás pueda perderse porque esta eternamente guardado por el poder de Dios. 
  • Creemos que la 'Esperanza Bienaventurada' del creyente es la venida inminente, personal, premilenial, y pretribulacional de Cristo, cuando El arrebatara a su Iglesia para recibirla en el aire y llevarla al Cielo. 
  • Creemos que las profecías y promesas de las Escrituras que predicen la futura restauración y regeneración de Israel como nación serán cumplidas literalmente. Creemos que los justos saldrán corporalmente a resurrección de vida y de la eterna bienaventuranza; y que los injustos saldrán corporalmente a resurrección de eterna condenación y castigo. 
  • Creemos que la Iglesia, la cual es el Cuerpo de Cristo, es aquel organismo espiritual que consiste de todo creyente nacido de nuevo durante esta presente dispensación de gracia. 
  • Creemos que la iglesia local es aquella entidad, a través de la cual, Dios realiza toda su labor en el mundo; que una iglesia local bautista neotesiamentaria se forma por la unión y agrupación de creyentes, bautizados por inmersión en base a su creíble profesión de fe en Jesucristo, como su único y suficiente Salvador; que la unidad de sus miembros se basa en su fe común; que sus Únicos oficiales son pastores y diáconos; que su forma de gobierno es congregacional; que es autónoma en su naturaleza, siendo libre de toda jerarquía externa; que su misión principal consiste de adorar y glorificar a Dios, predicar el evangelio a todo el mundo, edificar a los redimidos, y observar sus ordenanzas propias; y que no debe asociarse con ninguna influencia ecuménica, neo—ortodoxa, o neo evangélica, ni con cualquier otra fuente que comprometa a la verdad. 
  • Creemos que las únicas dos ordenanzas bíblicas de la iglesia local son el bautismo y la Cena del Señor; que el bautismo por inmersión debe ser administrando solamente a creyentes como testimonio al mundo de su creencia e identificación en la muerte, sepultura, y resurrección de Cristo; que la Cena del Señor debe ser participada sólo por creyentes escrituralmente bautizados; y que tal participación anuncia, simbólicamente, la muerte del Señor, debiendo continuarse su periódica observación hasta que El venga a por su Iglesia.